lunes, 11 de mayo de 2015

PROTEGE TU CUADRO



Es frecuente cuando vamos a realizar un cambio de camisas de freno o latiguillos ver la huella que han dejado en las donde, dejando como prueba el roce continuo cuando giramos el manillar y también el golpeteo por las vibraciones.
Para evitarlo existen protecciones pero yo te propongo un brico muy sencillo para que no vuelva a dañar la pintura de tu bicicleta y sin coste.

En las tienda de bricolaje podrás encontrar unas planchas de adhesivas gomosas (no fieltro) para situarlas en los apoyos de las patas de sillas u otros elementos del hogar para evitar arañazos en tarimas. 
Este mismo producto podemos recortarlo para que adopte la forma y dimensiones deseadas con facilidad y lo pegamos en las zonas críticas para que apoye sobre ello, protegiendo al cuadro. Si ademas le damos una forma que se adapte a su "anatomía" lograremos que también sea muy estético aparentando ser un producto especializado para este fin.

Ya no tienes escusas para no llevar tu bicicleta como un pincel,  no solo por llevarla limpia, también protegida.